Archivo de la categoría: tv

Els Joglars: “Hablamos español” (1970) vuelve a la red

Hace un par de años publiqué una entrada sobre Hablamos español (1971-72), el “curso de español para alemanes”, que Els Joglars grabó con la TV alemana NDR (Hamburgo). En las TV públicas regionales de la época en Alemania había una programación minoritaria de tipo cultural. Los cursos de diferentes materias se emitían por la mañana.

En aquel momento alguien estaba subiendo algún episodio suelto a YouTube, pero dejó de hacerlo. Ahora, sin embargo, podemos ver los 39 episodios completos, gracias a otro usuario, que los ha subido enteros y en buena calidad.

Els Joglars se habían profesionalizado en régimen de cooperativa en 1967. En estos primeros espectáculos manejan ya una fórmula de creación colectiva, que le concede mucha importancia a la pantomima más escueta, minimalista y concisa.

Albert Boadella, Jeannine Mestre y José Luis Gómez vocalizan impecablemente frases del tipo “me due-len las mue-las”. Hacen una obra curiosa, entre el estereotipo, la faena de aliño y el interés cultural, entre Gila, Antonin Artaud y Don Lurio.

Hay sketches mejores que otros, como el del poeta Pedro Handicap (¿Pedro Gimferrer?; a partir del minuto 19:40); en mi opinión, conociendo un poco la época, tiene mucho de parodia de cierta poesía social o de protesta, que era motivo de burla en los ambientes novísimos de Barcelona:

    La policía habla amablemente con los manifestantes.
    El profesor habla amablemente con los estudiantes.
    La policía habla amablemente con el profesor y con los estudiantes,
    habla amablemente con ellos.
    Los manifestantes no hablan amablemente con la policía,
    no hablan amablemente, no saben hablar amablemente

Entre Skinner y el disparate. Aprender idiomas en los años 50

Cuando estudiaba lingüística aplicada a la enseñanza de lenguas (a principios de los 80), solíamos empezar directamente con el método comunicativo, tras un somero repaso a los anteriores, del natural al audiolingual, pasando por el de traducción inversa, etc.

Al tratar de la influencia del conductismo, nunca faltaba alguna referencia al ejército de los Estados Unidos, que era quien había aplicado la “conducta verbal” de Skinner de manera más sistemática. Sin embargo, hasta ahora no había visto imágenes reales de cómo eran las cosas en esa época, inmediatamente anterior a Chomsky (cuyo innatismo está cada vez más en cuestión, pero que fue aire fresco entonces) y a los estudios cognitivos. En este artículo, que se titula “The history of America’s multilingual military” no solo hay un resumen del tema, sino enlaces a materiales audiovisuales producidos por el Defense Language Institute. Foreign Language Center (DLIFLC), puesto en marcha durante la II Guerra Mundial y que sirve de escuela de idiomas para los soldados norteamericanos.

Lo que me ha llamado la atención es un documental de los años 50 que refleja fielmente la metodología conductista de la que hablan los libros: clases basadas en la repetición, ejercicios de “drills”, laboratorios de idiomas, simulaciones, inmersión cultural de trapillo…, en fin, todo lo que barrimos con el “enfoque comunicativo”, aunque algunos intentan volver a darnos gato por liebre con el truco de las “nuevas tecnologías”.

He seleccionado los 15 minutos centrales del documental, por si a alguien le interesan. El filme no tiene desperdicio, pero reconozco que la simulación en la camisería mexicana (en unos barracones de pegote, ordenados por zonas del mundo) me ha tocado la fibra sensible. El dependiente está muy en su sitio, a pesar del uniforme, y ese “aquí la tiene su tamaño, señor” me parece bien, aunque ¿alguien entiende qué número usa el cliente? Ahora bien, lo de escuchar pasodobles en las pausas entre clases me ha parecido ya muy friki, pero vamos que todo en general es un disparate. Y que Skinner me perdone.

Els Joglars: “Hablamos español” (1970)

Anoche estuve escuchando una muy buena entrevista con Albert Boadella, y recordé que cuando era niño había visto una serie de episodios de “enseñanza de español para alemanes”, que Els Joglars habían grabado con la TV alemana NDR. La serie constaba de 39 unidades y se emitió entre 1971 y 1972.

En efecto, para mi sorpresa, aparece nombrada en la web de la compañía como Hablamos español. 1971-72. Cuando he estado en Alemania, la he visto más veces, siempre a horas intempestivas.

Al ir a YouTube me he llevado una sorpresa, ya que un tal MVDrossel parece que la está grabando de la tele y la está colgando en la red, a razón de un episodio por semana. Por el momento, están disponibles los 5 primeros. Me he suscrito al canal, para ver los 34 restantes, a medida que los vaya colgando.

Me parece un “manual” lleno de detalles gamberros de un Boadella veinteañero y barbilampiño, aún en su etapa más mímica (con un jovenzuelo José Luis Gómez), y con ganas de poner en solfa aspectos de la España de entonces:

En el fondo, Boadella ha seguido siempre la misma línea de puesta en cuestión del aldeanismo ibérico; diría que en Hablamos español (1970) está in noce el espíritu de Ya semos europeos (1989; visión tan realista como ácida del papanatismo europeista de los 80), o el de los montajes teatrales sobre el “catalanismo de campanario”, al estilo Ubú president (1995), que le han costado tener que dejar Cataluña y refugiarse en Madrid.

Puede que haya pocos “métodos” que retraten mejor una época y un país que estas 39 lecciones que un grupo de jóvenes catalanes, aún bastante verdes pero llenos de talento, actuaron para la TV alemana en los años finales del franquismo. O al menos esa es mi impresión.

Educación 2.0 : ¿estafa o está fatal?

Me gustan las crisis, entre otras cosas por lo que entrañan de cambio, inestabilidad y caos. El estallido de la burbuja tecnológica en los 90 dejó a montones de profesionales en el paro que tuvieron que estrujarse las meninges para ganarse la vida. De ahí nació la nueva web colaborativa, normalmente conocida como Web 2.0, que hizo evolucionar las aplicaciones tradicionales hasta enfocarlas en el usuario.

Ultimamente estamos viendo cómo lo 2.0 se está poco a poco institucionalizando según el conocido sistema “mismos perros con distintos collares” y se nos empieza a vender como innovador el mismo producto averiado al que se le ha dado un ligero barniz dospuntocérico. Esto es normal, siempre ha sido así: están los que abren camino y los que hacen caja con ello sin entender la actitud que subyace en el cambio. La estafa está empezando a alcanzar proporciones considerables y empieza a extenderse por todo tipo de instituciones.

En el fondo, lo de siempre. Ojalá que la crisis que se anuncia en el horizonte sirva para cambiar el panorama. Mientras tanto, iniciativas como el I Leonardo Dantés Innovéision Award tienen más miga de lo que parece, y son muy pertinentes. Como bien dice Potâchov en un twitteo reciente sobre el vídeo del NoDo (1964) que viene a continuación: Muy actual: cámbiese la TV por la PDI. Lo demás es lo mismo