Archivo de la categoría: edupop

De individuo sospechoso a ensayista celebrado. El “pirata” Rasmus Fleischer gana el Premio Clío 2013

secondColumn

Siempre me ha interesado la obra del sueco Rasmus Fleischer (Halmstad, 1978). En este mismo blog he escrito de su Manifiesto posdigital (Det posdigitala manifestet, 2009), un ensayo soberbio en el que explica cómo la piratería ha sido fundamental a la hora de convertir a un pequeño país como Suecia en la tercera potencia musical del planeta.

Un indicio de cómo los tiempos están cambiando, en el sentido que hemos venido defendiendo en Nodos Ele, lo encontramos en la concesión esta semana del prestigioso Cliopris (Premio Clío de Historia) a su obra Musikens politiska ekonomi (“Economía política de la música”. Estocolmo, Ink bokförlag, 2012), en la que establece una comparación entre el cambio tecnológico que tuvo lugar a principios del siglo XX y la época actual. Este es el razonamiento del jurado:

musikens_politiska_ekonomiConcedemos el Cliopriset 2013 Rasmus Fleischer por su innovador y completo libro sobre economía política de la música. El autor combina con habilidad los aspectos económicos, estéticos, jurídicos y técnológicos de la escena musical del siglo XX, situando en una perspectiva histórico-crítica temas fundamentales de la vida musical de hoy. El estudio contribuye en gran medida a ilustrar el cambio histórico de la relación entre los medios de comunicación, la cultura y la economía y, por tanto, ensancha la capacidad de comprensión del mundo contemporáneo.

El cambio cultural que supuso a finales del siglo XIX la posibilidad de reproducir música mediante altavoces y sistemas fonográficos puede equipararse al que se ha abierto ante nosotros gracias a la capacidad de intercambiar archivos digitales. Los músicos “en vivo” de la época forzaron leyes en toda Europa por las que las salas de cine que usaran gramófonos en vez de pianistas, por ejemplo, tenían que pagar un canon que iba a sus bolsillos, en concepto de “compensación”. Este dinero era gestionado por asociaciones al efecto (les suena, ¿verdad?).

Sólo he leído resúmenes del libro, pero una cosa que me fascina es la capacidad de Rasmus Fleischer para unir su trabajo teórico y su propia vida. El fue uno de los fundadores del Piratbyrån (2003), y participó activamente en los debates sobre el intercambio de archivos en Suecia, patria de Spotify (la empresa que ha salvado de la quiebra a la industria musical) y The Pirate Bay. De hecho, aparece en algunas escenas de la película sobre el jucio a los piratas suecos: TPB AFK: The Pirate Bay Away From Keyboard (2013), de la que ya hemos hablado y que es un documental que se ve de un tirón, y del que se aprende mucho.

Rasmus Fleischer ha pasado de individuo sospechoso a reconocido pionero de la nueva cultura posdigital. Nada nuevo. La historia de siempre. Gracias a gente como él la cultura sigue viva, que es como debe estar si se la deja en paz y en libertad. En 2009 escribí: “Lo que ha servido para la música, debería servir para el resto de los campos culturales, muy especialmente en el terreno educativo”. En 2013 se empiezan a ver los frutos de este cambio de paradigma.

La mejor canción en español sobre internet

En Nodos Ele le hemos dado siempre mucha importancia al componente pop(ular) de la tecnología. David Vidal y yo llegamos a lanzar un Manifiesto Edupop, en respuesta al Manifiesto Edupunk, de Lamb y compañía.

Aquí ha habido bastante debate sobre los aspectos populares del posdigitalismo, a partir de diferentes posiciones. Se ha hablado de música pop, obviamente. Hemos posteado sobre Astrud, hemos discutido sobre Hidrogenesse, hemos analizado a Steven Johnson hasta decir basta, hemos regalado cedés cuando íbamos a dar alguna charla –tenemos una bandcamp con algunas de las canciones…

En definitiva, hemos hecho decenas de acciones en torno a la dimensión popular de las tecnologías digitales y el aprendizaje. Llevamos desde 2007 dando la matraca, así que resumirlo nos llevaría horas.

Pero hoy es viernes, así que propongo que hagamos una lista con las mejores canciones sobre internet (o las peores) que se hayan hecho en español. Yo, desde luego, lo tengo claro en cuanto a la mejor:

De Nebrija a Ola k ase. Salamanca se lanza a las Humanidades Digitales en clave ELE

482690_504522986277274_1494441676_n

Parece que va tomando cuerpo el MediaLab USAL creado por el Servicio de Innovación y Producción Digital de la Universidad de Salamanca. Eso está muy bien, porque se adivina mucho talento y ganas de hacer cosas.

Como es natural, la línea de investigación que más me interesa es Hablando Eñe (HÑ), que definen así:

Esta línea de trabajo se centra en la difusión de la cultura y el idioma del español.

Las actividades que se ponen en marcha desde esta área están orientadas a recorrer el español en todas sus vertientes: acentos, evolución del idioma, geografía de la lengua, literatura en castellano, hispanohablantes del mundo, narrativa, autores, impacto de redes sociales en el uso del idioma…

Supongo que Hablando Eñe parte de la sinergia con el ELElab de la misma Universidad, una iniciativa que destaca claramente en el incipiente panorama de las Humanidades Digitales en España; aunque demasiado orientada hacia la creación de materiales, para mi gusto. Si de algo estamos servidos en el mundo ELE -tan cutre en tantas cosas- es de materiales de calidad que generan editoriales privadas. Veremos.

Creo que el primer proyecto HÑ fue la instalación de Damià Jordà sobre acentos de la lengua Proyecto Oral:

Ahora se descuelgan por fin con una mesa redonda/seminario: Ola k ase. El español en internet (14 de marzo) en el que estará gente que viene del ELElab: Daniel Escandell, Sheila Lucas y Alvaro Recio.

Va siendo hora de que la gente joven que se dedica a la Enseñanza del Español como Lengua Extranjera entre con fuerza en un campo que necesita renovarse continuamente.

El nacimiento de Twitter y Grupo Nodos Ele

[Este fue uno de los logos que creamos en julio de 2007 para Nodos Ele. Al final, lo descartamos porque daba una imagen demasiado unidireccional del Grupo]

El Grupo Nodos Ele nació en Twitter en el verano de 2007. Francisco H., Victoria C, Emilia C., David V. y yo mismo, decidimos fundarlo para explorar las posibilidades de lo digital en el aprendizaje de lenguas.

No pienso contar batallitas. Desde entonces han pasado muchos negronis, que darían para estar horas hablando. Recuerdo que en aquellos meses la gente se tomaba a broma Twitter, que acababa de nacer en marzo.

Nosotros mismos hacíamos bromas sobre la forma en que lo estábamos usando para conectarnos, aunque me atrevería a decir que éramos de los pocos que teníamos claro que había venido para revolucionar la forma en que nos comunicamos.

Me he acordado de esto al ver este fragmento de un telediario de aquel momento. Es de la CBS. El final es glorioso, con los periodistas riéndose y diciendo que Twitter no sirve para nada y que no tiene futuro.

Cráneos “previlegiados”: