Archivo de la categoría: redes

La gran estafa del trabajo en equipo

En 2009 publiqué una entrada sobre la inutilidad del “trabajo en equipo”, así como su relación con el conformismo y la falta de innovación: “Trabajo en equipo y conformismo”, a raíz de un artículo del científico cognitivo Jeremy Dean, experto en psicología de grupos: Why Group Norms Kill Creativity

Toda forma de organización debe rendir homenaje a la primacia del individuo. Las personas son más inteligentes cuando piensan por sí mismas y cuando esta inteligencia se ve amplificada en conexión.

La diversidad individual y conectada es la que produce cambios significativos en la buena dirección. Un grupo puede refinar, extender, aumentar e incluso perfeccionar ciertos conceptos e ideas. Pero las normas de grupo acaban con la creatividad.

Son las redes y no los grupos los que hacen que las cosas funcionen y avancen – Downes tuneado por Potachov (esquema). Estos días en Suecia se puede ver un spot en el que me parece que se explica gráficamente por qué la libertad individual es más productiva, más eficiente y más creativa que esa gran estafa del “trabajo en equipo”. Una lección que en España está por aprenderse, si se quiere cambiar un modelo que ya no funciona:

Nancy White sobre grupos y redes

En el nuevo desorden educativo que, tarde o temparno, irrumpirá en nuestros entornos de conocimiento, uno de los huesos más duros de roer es el que pretende disfrazar la tradicional relación jerárquica (de control) profesor-alumno, con palabras “comadreja” como “facilitador” o gestor de grupos.

De hecho, fue uno de los temas que salió tímidamente en el Encuentro Ele Comillas que tuvo lugar en noviembre 2009 -sobre el que hemos tratado y seguiremos tratando aquí. Este “que todo cambie para que todo siga igual” -equivalente a llamar “tareas 2.0” a lo que no son más que actividades de la internet 1.0, o a definir la red como ecosistema y no ver más allá de los repositorios- es, junto al aumento de la censura y el control educativos, una de las estrategias más efectivas para obstaculizar un auténtico movimiento disruptivo en la enseñanza de ELE.

El debate grupos v. redes, por tanto, sigue siendo pertinente; y la pelota sigue estando donde siempre ha estado: identidad, individualidad, conectividad, autonomía, creación, caos, interacción y eliminación de la estandarización evaluativa.

Muy influída por Stephen Downes, la siempre extravagante Nancy White aprovechó este verano para resumir el tema -acertadamente-, buscando vías intermedias (sin faltar, como ya es habitual, la referencia al chocolate). La pregunta es; ¿tiene algún sentido mediar entre tocino y velocidad? En mi opinión, ninguno, nadar entre dos aguas solo obstaculiza el cambio:

Trabajo en equipo y conformismo

No me resisto a llamar la atención sobre otro acertadísimo post de George Siemens que lleva por titulo: “Why group norms kill creativity” [“Por qué las normas de grupo se cargan la creatividad”] y que es una glosa de un estudio del que se hace eco Jeremy Dean en el que se demuestra que el trabajo en equipo no sirve para innovar creativamente sino que favorece el conformismo.

He decidido traducir entero el post de Siemens porque no tiene desperdicio:

Colaboración, cooperación, comunidades de práctica, inteligencia colectiva, y otros conceptos parecidos se han convertido en términos usuales dentro del campo de los negocios, en la propia sociedad y en el ámbito educativo.

Toda forma de organización debe rendir homenaje a la primacia del individuo. El conocimiento colectivo o sabiduría de las masas se malinterpreta con frecuencia, ya que se sugiere que las personas son inteligentes cuando piensan en grupo. Sin embargo, sería más apropiado decir que las personas son inteligentes cuando piensan por sí mismas y que esta inteligencia se ve amplificada en el momento en que entra en conexión. Se trata de una distinción sutil pero vital.

Un grupo homogéneo normalmente no es efectivo en términos de creatividad. La diversidad individual y conectada es la que produce cambios significativos en la buena dirección. Un grupo puede refinar, extender, aumentar e incluso perfeccionar ciertos conceptos e ideas. Pero las normas de grupo acaban con la creatividad.

El maestro Siemens está en plena forma y sigue argumentando en favor de una inteligencia conectiva y no colectiva en la que el individuo es el centro. Estamos ante una auténtica ontología del aprendizaje, que en Nodos Ele hemos defendido desde siempre. Como escribe Dean en su impecable entrada:

Unfortunately groups only rarely foment great ideas because people in them are powerfully shaped by group norms: the unwritten rules which describe how individuals in a group ‘are’ and how they ‘ought’ to behave. Norms influence what people believe is right and wrong just as surely as real laws, but with none of the permanence or transparency of written regulations… the unwritten rules of the group, therefore, determined what its members considered creative. In effect groups had redefined creativity as conformity.

UrbanLabs: Jornadas sobre TecnoCiudadanía y SocioInnovación

bannerbeta_espTal y como comenté, los pasados días 9, 10 y 11 de octubre tuvo lugar el UrbanLabs: Jornadas sobre TecnoCiudadanía y SocioInnovación, “un espacio para la innovación en la sociedad red”. El encuentro se organizó por el CitiLabs de Cornellà.

UrbanLabs invitó a los participantes a llevar sus proyectos de acción ciudadana, innovación, comunicación y aprendizaje que se caracterizaran por tener un componente social y tecnológico.

En el grupo de Educación digital eché de menos la asistencia de más profesores de diversas áreas. Aún así, se intercambiaron impresiones sobre varios temas de gran interés y que se echan de menos en otros encuentros educativos:

  • La brecha digital entre algunos profesores y las instituciones y la administración educativa.
  • Qué uso se da a la tecnología en la educación y qué uso se promueve en los cursos formativos.
  • El problema de un enfoque educativo basado en contenidos: al final siempre hay un examen y una evaluación de ese examen.
  • El cambio en metodología educativa que requiere el momento actual impulsado por la tecnología y el papel que juega la evaluación (o la no evaluación) en ese cambio.
  • La educación debe superar las barreras entre aprendizaje formal, aprendizaje no formal y aprendizaje informal.
  • El concepto de “necesidad” (o no necesidad) de educación digital: qué está al servicio de qué.
  • Cómo deben tratar las institiciones educativas las redes sociales: ¿se deben institucionalizar o no?, ¿se debe pactar de alguna forma con ellas?, ¿perderían naturalidad y frescura?, ¿se debe asumir que es un lugar donde se aprende y tratarlos como tal?.
  • El valor del cambio tiene que ver con lo social y no con lo tecnológico.

Éstas no son unas ideas o conclusiones cerradas ya que el objetivo de la organización es que los grupos de trabajo mantengan abierto el debate y los proyectos de forma online.

Las jornadas se pueden seguir a través de twitter, flickr, facebook, LinkedIn y technorati, además de los blogs y otras webs de los participantes.