Archivo de la etiqueta: portafolio

Tendencias ELE 2.0 para 2009

bolsa-littleHola. Soy el becario en prácticas de Nodos Ele y este es mi primer post. Estamos acabando el año, uno de mis momentos preferidos porque me encantan las listas. Gracias a los diferentes Top, por fin podemos enterarnos de todo lo que nos hemos perdido en 2008, y así en un par de semanas ponernos al día.

En el ámbito de la nueva red educativa resulta muy útil la lista de la siempre abrumadora Jane Hart con sus “100 favourite resources (articles postings, PDFs, presentations, etc) about learning tools and technologies in 2008” (gracias, Emilio, por pasarme el enlace), que ya estás tardando en leértela para darte un update.

Pero el comienzo de un nuevo año es también buen momento para hacer predicciones, y apostar por las tendencias 2009 tanto en español como en extranjero. Estas son las mías para el ámbito del Español como Lengua Extranjera:

  • Vuelven las webquests. Algunos insensatos las daban ya por acabadas, pero no, mala hierba nunca muere. De modo que, convenientemente acicaladas como tareas 2.0, la webquest parece que será la reina de 2009.
  • Repositorios. Nunca debimos abandonarlos. Son útiles, prácticos y divertidos. Nos solucionan una clase en un periquete y son una fuente de información inigualable. Volveremos a engancharnos a zonaClic, ya lo verán.
  • Las instituciones como fuerza motriz del cambio educativo. Por fin los organismos públicos se están dando cuenta del potencial de las TICs, y están invirtiendo en ellas. Un buen ejemplo de ello es el canal YouTube del Ministerio de Educación, todo un ejemplo de cómo usar la red para conectar a la comunidad educativa. Veinte vídeos en seis meses y varias felicitaciones de la ministra avalan esta apuesta por el I+D, que ha sido merecidamente premiada en los LDI Awards.
  • Evaluación y portafolio. Los dos temas estrella en la agenda ELE. En 2009 veremos interesantes avances en este campo, tan necesarios para ofrecer una enseñanza homogénea sometida a los más estrictos controles, como debe ser.
  • El buenrollismo. Lo sabemos, la inteligencia emocional es muy importante en nuestras clases. Nuestros alumnos valoran que no solo les demos áridas explicaciones gramáticales, sino también canciones de Manu Chao o cómics de Mafalda. Usemos las nuevas tecnologías para llevarnos mejor.

¿Te ha gustado mi post? Espero que sí, porque estoy muy ilusionado con entrar en el Grupo Nodos Ele y solo tengo contrato de tres meses.

Dándole vueltas al PLE

wordle
Ya lo hemos tratado antes en este blog, pero el concepto de Personal Learning Environment (PLE) sigue siendo objeto de debate y discusión. Parece que todavía no hay acuerdo a la hora de definirlo y establecer cuáles son sus características, por las que yo todavía me sigo preguntando. De momento, en mi opinión, está claro que un PLE:

  • Es personal: cada PLE es diferente de los demás ya que lo construye cada individuo teniendo en cuenta sus intereses. Es decir, es el individuo el que decide crear un PLE, por qué y para qué y qué elementos quiere que formen parte de él.
  • Es dinámico, teniendo en cuenta el momento y los intereses y decisiones del individuo.

Mi mayor miedo a la hora de trabajar con los PLEs es no echar a perder algunas de sus características, como la autonomía del aprendiente, el aprendizaje informal, la libertad para crear o no un PLE y cómo hacerlo… Es decir, miedo a hacer de los PLEs otra cosa diferente alejada de esos conceptos. En la última reunión Joan-Tomàs Pujolà, me hizo dos preguntas que quedaron sin contestar:

  • ¿Puede un PLE ser transferible? (de la misma manera que un e-portfolio, por ejemplo)
  • ¿Pueden los profesores y las instituciones tratar con los PLEs de sus alumnos? ¿Hasta qué punto?

Otra de las preguntas que tengo abiertas es en qué se diferenciaría una Red de PLEs de un VLE (Entorno Virtual de Aprendizaje) no institucional.

Menos tecnología, más pedagogía | 1

Hubo un tiempo en el que todo era más fácil: o te interesaba la tecnología, y hacías todo lo posible para buscarle aplicaciones didácticas a tu trabajo como enseñante, o no entraba dentro de tus planes, y podías vivir sin remordimientos ni anatemas. Por desgracia, en los últimos años toda la cuestión se ha embrollado de una forma irritante, porque, como a menudo ocurre, hemos empezado a construir la casa por la ventana. Ahora es habitual que los programas educativos exijan (sí, exijan) que cada área tenga su barniz digital sea o no pertinente y casi siempre traído por los pelos. Está mal visto ser tecnofóbico, pero lo que hemos creado es una generación de profesores que cuenta con unos medios tecnológicos impresionantes y nadie les ha dicho qué pueden hacer con ellos.

La cuestión es que la tecnología en sí ni añade ni quita valor a un plan curricular o a una secuenciación didáctica, si no se parte antes de una reflexión y de una adaptación de principios pedagógicos, que ni siquiera son ya novedosos, pero que no aparecen en nuestras clases ni por asomo.

La pregunta es ¿para qué queremos más ordenadores si los vamos a emplear en actividades de drill and kill? ¿qué aporta la Wikipedia si nos limitamos a buscar un dato, como haríamos con la Larousse, y no participamos en su empresa colectiva? A lo mejor resulta que no hacen falta tantas subvenciones para equipamiento o proyectos faraónicos y deberíamos canalizar todo ese esfuerzo y esa inversión en ponernos al día como enseñantes y no como desarrolladores web o algo similar. Es más importante que un profesor sepa lo que es un portafolio que lo que es un blog, porque sin el primero, nunca podrá llevar el segundo al aula. Y de eso se trata ¿no?