Podcasting, más allá del formato y el medio

Viendo ya con algo de perspectiva las nuevas formas de comunicación que han ido apareciendo en los últimos años, da la impresión (aunque sólo a primera vista) de que el podcasting se ha quedado a la sombra de su hermano mayor, el blog. No ha habido un boom tan espectacular como el de la blogosfera, pero poco a poco el podcast va ganando terreno. En su defensa hay que aducir que el grado de dificultad técnica, tanto de creación como de reproducción, es menor que el del videoblogging, por ejemplo. De hecho, el número de podcasts es muy superior al de videocasts, tanto en el ámbito anglosajón, como en el español.

Hay empresas, como Apple o en menor medida Nokia, que desde un principio han apostado por el formato y han facilitado su difusión. El binomio iPod + iTunes ha hecho por este medio más que cualquier iniciativa del mundo PC. Lo que este post pretende es reivindicar el podcast como un formato digital realmente atractivo y muy dinámico, que cuenta con una comunidad de oyentes y con un grupo de podcasters que, en mi opinión, hacen un trabajo muy profesional. Para nosotros, los profesores, el podcast es, sin duda, un formato de gran utilidad para trabajar en el aula.

Como la mejor ilustración es el ejemplo, aquí dejo algunas recomendaciones para escuchar, con el tópico disclaimer de que todas las que están lo son, pero no todas las que lo son están.

  • Pinpodcast. Si quieres estar al día de todo lo que pasa en el mundo del , este es tu sitio. Francisco Portero, David Ochoa y Emerson Quevedo publican cada semana el mejor metapodcast en español.
  • Byte. Aunque trata de tecnología, David Ochoa lo hace de forma amena y muy variada. Cuenta con colaboraciones como la Página de Poncho y es todo un clásico del podcasting hispano.
  • Kafelog. Tres tíos se reunen un día para grabar un podcast y la arman. No contentos con eso, deciden conquistar el mundo y convertirse en los $·”·%* amos. Ellos dicen que hablan de cine, videojuegos y tecnología, pero eso es sólo una excusa para liarla.
  • Macniacos. El mundo Mac está, obviamente, muy bien representado en la podcastfera. Pero este en especial mima a sus oyentes como sólo los de la manzanita saben hacerlo: cuidando hasta el último detalle. Sólo hay que ver el blog tan currado que tienen.
  • Esquiva Esto. Otro clásico, pero esta vez de cine. Ramón Rey comenta (o destripa) las películas que a él le interesan. Los emails y audiocorreos de los oyentes ocupan buena parte de su tiempo. No apto para fans de Starship Troopers.
  • Fino Radio. Ernesto Collinot nos entrega una vez al mes su visión personal de la música indie que mejor suena. Siempre encontrarás una banda o una canción que te guste. Mucho mejor que los Discos Dedicados de tu FM favorita.
  • La aspirante. Podcast dedicado sobre todo al periodismo y a la espectacularización de la información (vaya palabrita), dirigido por la diva del podcast, Sonia Blanco. Últimamente nos tiene abandonados a sus oyentes, pero ahí está, aguantando mecha.
  • El Bloguipodio. Dabloguiman y La Bloguera han conseguido que un tema como los tejemanejes políticos de Washington que en principio no parecía dar mucho juego se convierta en una cita obligatoria. No falta un chisme ni una copa de vino en cada entrega.
  • Solo 24 horas. Momo graba, desde hace tiempo, uno de los podcast más personales de la web en el que en ocasiones hace su aparición Nena. Podcasting para andar por casa o para escuchar en un día de lluvia.
  • Vino para principiantes. A pesar del tono de lección magistral que se gasta en ocasiones Juan Sotres es una de las mejores publicaciones sobre vino que puedes encontrar en la red. Cada entrega se ocupa de un tema en concreto.