Freie Lernorte: repensar el aprendizaje en lugares libres y abiertos


Aprovechando que Emilio ha sacado de forma tan poética el tema del aprendizaje informal y los paisajes interiores o externos, físicos o virtuales me gustaría presentaros un proyecto de unas escuelas alemanas simple, práctico y sorprendente a la vez.
Los lugares y los paisajes son importantes a la hora de aprender y la asociación alemana «Schulen ans Netz e.V» (Escuelas a la Red) se ha propuesto crear lo que ha llamado «Freie Lernorte» | Lugares de aprendizaje libre.
Los definen así (traducción propia):

Los lugares de aprendizaje libre están a disposición de todos los alumnos y profesores y se utilizan para actividades dentro y fuera del marco de las clases. Los lugares de aprendizaje libre son lugares de intercambio, reposo, encuentros y de trabajo individual o colectivo. Por sus opciones de uso flexibles están abiertos para diversas formas de aprendizaje, enseñanza y trabajo.Los lugares libres de aprendizaje ofrecen oportunidades de aprender. Ofrecen a los alumnos posibilidades de configuración de los propios procesos de aprendizaje.

Los lugares de aprendizaje libre ofrencen variados estímulos al aprendizaje facilitando y medios y materiales y tienen en consideración así las necesidades de distintos grupos meta. Es de especial importancia en este sentido la utilización de nuevos medios, ya que con una fuerte utilización de medios puede tener lugar un aprendizaje más indivualizado y atento a la diversidad. Las tareas de enseñanza y aprendizaje pueden abrirse más allá de la estrecho ámbito espacial de la escuela.

Este proyecto de «abrir» la escuela a elementos exógenos me ha resultado especialmente interesante por varios motivos:

  1. Es la primera vez que desde las instituciones se promueve, apoya y financia un proyecto de en el ámbito escolar (corregidme si me equivoco, me encantaría conocer otros proyectos similares)
  2. Los impulsores del proyecto intentan influir sobre el aprendizaje y la motivación creando la oportunidad de que éste se produzca facilitando un lugar sin dar instrucciones sobre lo que debe pasar allí, dando absoluta libertad a sus usuarios (alumnos y profes de secundaria). En un contexto escolar caracterizado por la obsesión con PISA, el rendimiento o las normas esto me parece, como mínimo, novedoso y me recuerda algunos post de Fernando Santamaría sobre la serendipia
  3. Demuestra cómo con ideas sencillas y sentido común se pueden llevar a cabo proyectos que repercutan en la práctica y que faciliten la vida a las personas o se la hagan más agradable (tanto alumnos como profesores cuentan con un lugar en el que trabajar en grupo, encontrarse, charlar, usar Internet y otros aparatos a su completa disposición, y todo ello pagado por la escuela)
  4. En este proyecto la tecnología está para apoyar el aprendizaje cuando el usuario lo considera necesario (no se le impone, sólo se facilita el acceso).

El proyecto lleva ya tres años funcionando y se puede leer más en su propia página web y en reportajes de prensa. Incluso han publicado un vídeo promocional