EBE07: el encuentro

Para aquellos que en la última semana hayan estado atentos a los españoles (ojo, verán que ya no me atrevo a hablar de «la blogosfera») o a buena parte del planeta twitter patrio se habrán dado cuenta de que todo el mundo hablaba y hablaba sobre Evento Blog España. De hecho, EBE07 ha sido la búsqueda estrella en Techonorati en los últimos días y si usamos la etiqueta «ebe07» en Flickr nos encontramos con un verdadero aluvión de imágenes, incluida la impresionante foto de familia.

Yo estuve a punto de quedarme en casa por problemas de agenda y salud (mala combinación), pero al final pude asistir a la mayoría de las presentaciones del sábado. Con todo el dolor de mi corazón me perdí a David Bravo el domingo, pero espero verlo en otros encuentros. Lo que yo destacaría, sin duda, sería la intervención de Biz Stone cuando habló de los cinco puntos principales de la nueva web (de las cuales yo me quedo con «openess») y el momento en el que JJ Merelo, con esa forma tan contundente que tiene de soltar lo que hay que soltar, dejó caer la bomba y dijo que la blogosfera española no existe. Luego aclaró que sí que existen los blogs y que hay muchas conexiones entre sí, pero que la blogosfera en español no es una red realmente. Los comentarios de Merelo, al lado de la jerga sociológica titubeante de Estalella y del verbo incenciario post68 de Ugarte, fueron miel para los oídos. Y se lo agradecí mucho porque eran ya las nueve de la noche cuando terminó la mesa sobre el estado de la blogocosa (descanse en paz).

Otros puntos a destacar: por supuesto el paseo en segway, que este año no tuvo tanto éxito como el pasado, y el ambiente geek, en el que uno ya no se siente raro por sacar el N95 y ponerse a grabar o mandar posts. La idea de poner una pantalla con los twitteos de los asistentes estuvo bien, hasta que nos dimos cuenta de que no había manera de hacer las preguntas directamente a los ponentes, por mucho que levantaras la mano (que se lo pregunten a Jerónimo Palacios).

Lo peor: el pretencioso de Juanma Ortega riéndose de los participantes «por estar todo el día dándole al ordenador» o cachondeándose de los podcasters porque «son tíos muy aburridos». Ahora llega él y hace «podcasting» como si estuviera en los 40 principales. Y digo yo que para eso pongo los 40 principales.

El broche de oro: JJ Merelo cuando mirando al público y viendo la ropa que llevaban algunos (mucho autobombo) dijo: «Pensábamos que la web 2.0 sería una gran fábrica de ideas, pero parece que se ha quedado en una gran fábrica de camisetas». Simplemente genial.